ERES EL GRAN AMOR DE NUESTRAS VIDAS




Una década en Primera

Con la llegada de una nueva década y la obtención del título, correspondía debutar en Primera División, un nuevo desafío, ya que la duración del torneo lo convertía tanto en una prueba física como de resistencia.El debut fue en el otro extremo futbolístico de ese momento, el 20 de abril se visitaba a Green Cross en Temuco y se obtenía el primer punto tras empatar sin goles. A la semana siguiente, llegó el debut de local y también el primer triunfo, un expresivo 5-2 sobre Everton.

El día 25 de mayo vino la primera derrota como local en la historia, con gran actuación de un novel Marco Cornez y un gol de Julio Suazo a los 78, los carabeleros se cobraron revancha del título que les despojó Iquique unos meses atrás. A los problemas en cancha, se sumaba la dura advertencia de la ACF para la reparación tanto de graderías como de la malla olímpica del Municipal. Producto de esto, el partido válido por la fecha 11 frente Santiago Wanderers debió jugarse en el estadio Carlos Dittborn de Arica donde casi 14 mil personas (entre iquiqueño que viajaron y ariqueños) vieron el triunfo por 2-1 frente al decano. Iquique se acercaba a los puestos de avanzada, cosa que se fue diluyendo fecha a fecha hasta que a dos jornadas del final, el equipo logró zafar del descenso, pero finalmente jugó la promoción la cual se jugó en casa. Con triunfos sobre Santiago Morning y Aviación, Iquique aseguró su permanencia por un año más en la división de honor. El empate frente a La Serena sólo sirvió para que el cuadro rojo lograra el ascenso a costa de Deportes Aviación.

Para 1981 la competencia arrancó el 28 de febrero en el marco de la copa Polla-Gol. Hacía su aparición en el equipo el uruguayo Álvaro Butti, Germán Concha, Freddy Rivera (Q.E.P.D.), Eduardo Díaz, Nelson Pedetti, Arturo Jauregui, Patricio Silva, Juan Orlando Arias y Hugo Solís, además del debut de Wladimir Laferte y ya sin Ramón Estay en el banco, que fue reemplazado interinamente por José María Novo, mientras se buscaba un reemplazo. Tras un dubitativo comienzo, el cuadro celeste llegó incluso a ganarle a Cobreloa, pero no fue suficiente para avanzar de fase. Para ese entonces, Andrés Prieto ya se había hecho cargo del equipo precedido de una vasta carrera como técnico en Argentina, Uruguay y Chile.

El torneo oficial comenzó con un auspicioso empate frente a Cobreloa en Calama y en la fecha 4 ganaron a Colo-Colo como visita. Más allá de estos logros, la campaña como visita dejó mucho que desear y nuevamente el equipo se vio condenado a jugar la promoción, esta vez en Antofagasta un empate con Palestino y luego con el local dejaban a Iquique con la obligación de ganar a Coquimbo, lo cual se logró ajustadamente por 4-3 y nuevamente se conservó la categoría. El goleador del equipo fue Arturo Jauregui con 13 goles.

Manuel Rodríguez Vega fue el encargado de dirigir a Deportes Iquique al iniciarse 1982, culminando la fase regular del torneo de apertura invicto con 4 triunfos y 4 empates. En cuartos de final, Deportes Iquique quedó emparejado con la Universidad Católica quien con esfuerzo puedo superar en ambos partidos a Iquique 2-1 en Santa Laura y 0-1 en Iquique. El torneo oficial arrancaría luego de la participación de Chile en la Copa del Mundo de España. Entre los nuevos rostros destacaban el portero argentino Miguel Ángel Laíno, Atilio Herrera (argentino), Luis Díaz, Sergio Nichiporuk (paraguayo), Héctor Francino, Víctor Cornejo y Patricio Delgado. Tras un nefasto debut cayendo por 7-0 frente a Cobreloa en Calama, que a la vez es la peor derrota en la historia en Primera División, Iquique pudo equilibrar su juego basándose nuevamente en una fuerte campaña de local.

Manuel Rodríguez Vega se mantuvo hasta la fecha 12, en la que fue cesado tras la derrota frente a la Universidad de Chile. En su reemplazo asumió el mundialista '62, Jorge Toro. En esta temporada tenemos el primer confronte entre Deportes Iquique y Deportes Arica, donde repartieron honores. Los ariqueños ganaron en casa por 2-1 mientras que Iquique ganó de local por 2-0. El goleador del equipo fue Fidel Dávila con 10 tantos. La ACF en una de sus tantas políticas de expansión, aumentó la cantidad de equipos de Primera a 20 y para la Copa Polla-Gol se conformaron 2 grupos de 10 equipos cada uno. Con Jorge Toro aún en el banco, Deportes Iquique cumplió una campaña no más que regular: 6 ganados, 6 empatados y 6 perdidos, lo que dejaron al CDI al borde de la clasificación, pero sin lograrla.

Como si no fueran suficientes equipos, la ACF le otorga el paso a Primera División a Huachipato, el campeón del Apertura de segunda división y a Green Cross, considerado una buena plaza. Hernán Andrade, Rolando Rivera, Luis Peñailillo, Francisco Cuevas, Mario Zurita y el uruguayo Édison Pérez reforzaban a un equipo que se caracterizó por un gran número de juveniles que hacían sus primeras apariciones, como José Cantillana, Leonel Vega y Ramón Estay. La tónica se repite sin cesar, apenas 2 derrotas de local, pero solo una victoria de visita hizo que este equipo se mantuviera en la medianía de la tabla sin riesgo de los puestos de descenso. Tras la derrota frente a Arica, el 30 de diciembre, Jorge Toro deja su cargo y es reemplazado por Carlos Ahumada. Como si fuera poco jugar un torneo de 42 fechas (el cual se prolongaría hasta abril de 1984) se programó a principios de 1984 la Copa República, en llaves de ida y vuelta entre equipos ordenados por su proximidad geográfica en donde Iquique tuvo una buena actuación cayendo en semifinales ante Naval de Talcahuano. Nuevamente el máximo artillero fue Fidel Dávila con 11 goles.

Una vez más, la Asociación Central sorprende y anula los descensos de la temporada 1983, llegando a la friolera de 26 equipos en Primera División. Debido al desfase producido por la temporada anterior, este torneo serviría de adecuación al año calendario, dividiéndose los equipos en 2 grupos de 13. Como preludio a esto se jugó la Copa Polla-Gol en la cual Iquique terminó último en su grupo de cinco equipos. Para el Torneo Oficial, Iquique se hizo de los servicios del goleador Óscar Fabbiani, además del argentino Orlando Liendro y Guillermo Carreño. Debutarían en el primer equipo Alberto Ehrilich, Oscar Azargado, Abel Mejías y Orlando Estay. Con un arranque irregular, la segunda rueda se caracterizó por el alto número de empates, totalizando 12 en la temporada, finalizando en la sexta posición del grupo norte.

Esta temporada marcó la despedida de Fidel Dávila quién totalizó 65 goles, récord que mantuvo por 10 años como máximo goleador del club. Para 1985, la crisis económica ya estaba instalada en las arcas del club, la cual se hizo patente durante el desarrollo de la Copa Polla Gol. En la fecha 9, Deportes Iquique debía visitar a Regional Atacama, pero el primer equipo rehusó a viajar debido a los sueldos impagos, teniendo que presentarse con juveniles, lo cual trajo consecuencias produciéndose despidos y algunas renuncias en el club. Nuevamente el equipo no logra avanzar de fase y quedó a la espera del arranque del Torneo Oficial, en donde no pudo quedarse con un triunfo hasta la fecha 13, en la que vencen de local a Colo-Colo. De ahí en más, el equipo se sustentó de su campaña de local para mantenerse en puestos intermedios de la tabla.

En su última temporada en el club, Víctor Hugo Sarabia se convirtió en el goleador con 8 tantos.

Grandes nombres se integraron a Iquique en 1986, el uruguayo Washington Olivera, el mundialista peruano del '78 y '82 José Manuel Velásquez, el uruguayo Julio César Antúnez y el paraguayo Julio Delgado se integraban al equipo, ahora comandado por Jaime Campos. El cuadro celeste cumplió una correcta Copa Lan Chile de Apertura, pero el nivel avasallador de Cobreloa instaló a los naranjas en la final.

En el torneo oficial, Iquique completó 31 puntos que lo clasificaron como undécimo lugar, lejos de la liguilla de copa libertadores, pero apenas 2 puntos por sobre la promoción. Conservando la base del torneo anterior y sumando a Dagoberto Donoso y Carlos Ramos, Iquique debutó en la Copa Lan Chile el 28 de febrero de 1987 frente a Everton, cayendo por 1-2. Torneo, en el que sólo se cosecharía un triunfo y quedando eliminados en primera fase. El torneo oficial arrancó la primera semana de julio y marca la única vez que Deportes Iquique gana en un debut, fue un 2-1 frente a Palestino con goles de Patricio Araya y el peruano Velásquez.

El equipo nuevamente acabó en la undécima posición a 2 puntos del descenso zafando en la última fecha tras el triunfo sobre Arturo Fernández Vial. Ramón Estay comenzaba su segunda temporada al mando de Iquique tras su retorno al CDI, este año la copa de apertura ahora llamada DIGEDER, estrenaba un nuevo formato integrando la primera y segunda división en 4 grupos de 10 equipos. A este extenuante torneo, Iquique llegaba con la ilusión de lavar las heridas de la magra campaña anterior, tras un comienzo dubitativo luego de la derrota frente a Atacama en la fecha 5 Iquique se mantuvo invicto, logrando así su clasificación a Cuartos de Final tras 18 fechas, destacándose la primera victoria en Calama por los puntos.

En cuartos, Iquique visitaba a la Universidad de Chile obteniendo un triunfo de 2-1 con goles de Guillermo Carreño y Donoso, repitiendo el triunfo, esta vez por 1-0 en casa, con gol de Oré. Para la semifinal, Unión Española eliminaría a Iquique con triunfos por 2-1 en Santiago y 0-1 en Iquique. Ya se vislumbraba que este equipo estaba para cosas grandes, con importantes incorporaciones como el peruano Juan José Oré, el uruguayo José Luis Russo, Víctor Merello y Luis Martínez.

Deportes Iquique logró la que hasta ese momento fue la mejor campaña, rematando en la tercera posición y adjudicándose el tercer lugar, lo que le daba el derecho a participar de la Liguilla de Copa Libertadores. El primer escollo a superar era la Universidad Católica, un triunfo por 1-0 de local dejaba en inmejorable posición a Deportes Iquique, pero que no se confirmó en la vuelta cayendo por 3-1, obligando al tiempo extra en el cual no se hicieron daño. Las bases estipulaban que aquel cuadro que obtuviese mejor diferencia de goles en el transcurso del torneo oficial avanzaría, lo cual favoreció a Deportes Iquique, quien tuvo que definir en el estadio Nacional frente a Colo-Colo, al segundo clasificado al máximo torneo de clubes. El 25 de enero se enfrentaron ante 20 mil 287 espectadores que vieron cómo Jaime Pizarro y Arturo Jauregui pusieron en ventaja a Colo-Colo haciendo inútil el gol de José Luis Russo que no alcanzaría para lograr el sueño, que debió esperar más de 20 años para concretarse.

Por su parte, el peruano Juan José Oré se inscribió como el goleador del Torneo de Primera División con 18 goles. Para 1989, el argentino Armando Luis Mareque (Q.E.P.D.) se hizo cargo del primer equipo, sumando a los uruguayos Hector Viera, Luis César Cardozo y el argentino Osvaldo Damiano, además de las primeras apariciones de Erick Guerrero en el equipo. A pesar de no realizar una mala campaña en el Apertura, Iquique no pudo contrarrestar el potente juego de Cobreloa y Cobresal que dominaron el grupo. En el receso por Copa América y Clasificatorias a Italia '90, la ANFP programó la “Copa Invierno”, un torneo relámpago en que los clubes se dividían en 4 grupos y jugaban en una sede por grupo a partido único. Los equipos del norte jugaron con sede en La Serena. Iquique partió ganando a Cobresal, para luego perder con Cobreloa y los locales para quedar eliminados. Las expectativas eran grandes tras la gran campaña realizada en 1988 pero distó de parecerse, llegando incluso a estar 15 fechas sin ganar y perdiendo poco de local. La luz que brilló en su máximo esplendor en 1988, comenzaba a extinguirse a medida que los problemas económicos reaparecían.

Otra década nacía y Deportes Iquique se aprestaba a iniciar su undécima temporada consecutiva en primera. Llegaban el peruano Fidel Suárez, los uruguayos Agustín Arrúa y Daniel Sosa, Adolfo Esparza, Mario Ortiz, el paraguayo Javier Araujo y el goleador Johnny Cortés. Se arañó la clasificación en el torneo de Apertura hasta la última fecha. Pese a golear por 6-2 a Palestino, el empate entre Católica y Huachipato les permitió clasificar a ambos. En el torneo oficial, el equipo se mostró sin futbol, lejos de lo que habíamos visto apenas dos años atrás en la cancha. Sendas derrotas por 1-6 frente a Colo-Colo, 1-4 con Everton, 0-5 con La Serena, cimentaron el camino hacia el descenso, en una reñida lucha entre 6 equipos separados por 3 puntos que terminó con Iquique y Huachipato en la segunda división.

Se cerraba así un ciclo de 10 años en la categoría de honor en los que Iquique destacó por su desempeño de local.