7 Nov 2020

Efemérides: Goleada a la U en Valparaíso

El 7 de noviembre del 2015, Deportes Iquique enfrentó a Universidad de Chile por el campeonato de Primera División, con un dato particular: debió trasladar su localía a Valparaíso, debido a que el antiguo Tierra de Campeones, no estaba habilitado para recibir partidos Clase A.

El recinto deportivo había sufrido daños estructurales el año anterior, producto de los terremotos que afectaron a la ciudad, en abril del 2014. Por esta razón, se redujo el aforo del estadio, dejándolo inhabilitado para disputar partidos de alta convocatoria ad-portas de su demolición para la construcción de lo que hoy es el nuevo TDC.

Por lo anterior, el Primer Equipo trasladó su localía en partidos Clase A de aquel año, enfrentando a Colo-Colo en Copiapó y a la Universidad de Chile, en Valparaíso, donde el 7 de noviembre del 2015, protagonizó este gran partido a mediodía, en el Elías Figueroa Brander.

El equipo alineó con Rodrigo Naranjo en la portería, Francisco Bahamondes, Mauricio Zenteno, Cristian Oviedo y Tomás Charles en defensa; Misael Dávila, Mathías Riquero, Rafael Caroca y César Pinares en mediocampo; cerrando con Ignacio Herrera y Misael Cubillos en el ataque.

Ventaja azul en la primera parte

El partido fue intenso de principio a fin en ambas porterías. Leonardo Valencia adelantó al cuadro azul a los 10′, con disparo en área grande que no pudo contener Rodrigo Naranjo y luego hubo penal para Deportes Iquique tras falta de Paulo Magalhaes sobre Misael Cubillos. El lateral derribó al joven delantero que entraba con arco descubierto a definir tras un centro de Ignacio Herrera.

El juez cobró la falta y el encargado de patear el penal fue César Pinares, a los 34′. Era el 1-1. Sin embargo, Matías Rodríguez devolvió la ventaja a la ‘U’, a los 39′, para irnos al descanso abajo en el marcador.

Complemento de ida y vuelta

En el segundo tiempo, un temprano ingreso de Gonzalo Bustamante en reemplazo de Mathias Riquero (52′) potenció el ataque celeste, siendo protagonista en los goles que vendrían.

Al minuto 53′ Pinares envió un centro de primera, que entrando al área pivoteó de cabeza Bustamante donde encontró a un solitario Ignacio Herrera, que con una notable chilena puso el 2 a 2 en Valparaíso.

El gol generó un envión para el equipo que 10 minutos más tarde pudo adelantarse en el marcador, gracias a una tremenda jugada personal de César Pinares, que con una gran ruleta a lo «Zinedine Zidane», quedó de frente al arco, para habilitar a Misael Dávila que solo frente a la portería definió de zurda frente a Johnny Herrera.

El gol supuso una superioridad iquiqueña, que luego se vio truncada por un nuevo gol azul. Paulo Magalhaes igualaba el marcador al minuto 67, con un remate a quemarropa donde nada pudo hacer el capitán, Rodrigo Naranjo.

Tras el gol, se generó un nuevo cambio, Carlos Soza ingresó en reemplazo de Misael Cubillos al minuto 71′. El partido bajó su intensidad por momentos, aunque siempre con un cuadro celeste intentando llevarse la victoria a casa.

La búsqueda tuvo premio, cuando en el minuto 83′, Gonzalo Bustamante asistió notablemente a Carlos Soza que definió por encima del portero Herrera, para el 4-3. Se jugaban los últimos minutos, con tensión y nerviosismo fuera de la cancha, pero con coraje y convicción dentro de ella, donde aún faltaba algo más por ver.

Fue así, como en el minuto 90+3′, nuevamente Gonzalo Bustamante se lució con una asistencia brillante donde Ignacio Herrera conectó de cabeza en el área. El tiro fue resistido a medias por el portero azul, quedándose el delantero celeste con el rebote en la línea para definir y anotar el quinto gol de la tarde para el definitivo 5-3.

Fue un triunfo luchado, batallado y defendiendo una localía lejana de casa. Fueron tres puntos claves para nuestros Dragones que comenzaron una remontada que continuó en el partido siguiente, derrotando a San Marcos de Arica en el Tierra de Campeones.